BLOG

Home / Archive by category "BLOG"
NO OLVIDES TU CUERPO EN LA PSICOTERAPIA

NO OLVIDES TU CUERPO EN LA PSICOTERAPIA


Aunque no se puede generalizar, los que estamos dentro de una consulta de psicoterapia ya sea el paciente o el profesional, nos solemos centrar en lo mental, en lo psicológico, como no podría ser de otra manera.

Sin embargo, el malestar psicológico tiene su reflejo en el cuerpo, en lo somático, y viceversa. Es decir cuando no nos encontramos bien físicamente, tiene un impacto directo en como nos sentimos, y cuando estamos en estados depresivos, ansiosos, estrés, etc.  siempre, indiscutiblemente, tiene su espejo en el cuerpo.

Entonces, ¿cuánto tiempo has dedicado a hablar con tu psicoterapeuta de cómo cuidar también el reflejo somático de tu malestar psicológico?

En este contexto, hay que fijarse al menos unas mínimas metas corporales para consolidar una recuperación psicológica, porque sino al final del proceso, el malestar tendrá otra manifestación. Taparemos un agujero, pero la gotera saldrá por otro sitio.

Hay unos mínimos exigibles en un proceso terapéutico:

  1. El sueño. No es importante que una persona duerma, es URGENTE. Tenemos la necesidad de tener un cerebro descansado, con ciclo sueño-vigilia saludable. Todo proceso psicológico por simple o complejo que sea está soportado en el cerebro. Por tanto, si tenemos un cerebro desregulado en la faceta del descanso, no es posible consolidar una mejoría psicológica.
  2. Actividad física. En la medida que cada uno pueda tiene que hacer ejercicio físico, ya sea lo más básico como pasear o machacarte en el gimnasio.
  3. Que te dé el sol, que estamos en España. No un sol para quemarte la piel, pero sí para absorber mucha vitamina y vitalidad, tan saludable y gratuita.
  4. Alimentación saludable. Recuperar una dieta mediterránea rica en todos los nutrientes de la pirámide nutricional, con especial control del azúcar y grasas.

No es un proyecto muy complicado, pero si necesario si buscamos la senda del equilibrio.

Pide a tu psicoterapeuta que cuide también tu cuerpo.

 

Fdo. María Elena Amo

¿PORQUE TENGO QUE IR AL PSICOTERAPEUTA SI NO TENGO NINGÚN PROBLEMA MENTAL?

¿PORQUE TENGO QUE IR AL PSICOTERAPEUTA SI NO TENGO NINGÚN PROBLEMA MENTAL?

Es una pregunta sencilla, que muchas personas se hacen antes de decidirse a llamar a un psicoterapeuta. Son personas como tú, que no tienen un trastorno mental, no están deprimidos, no tienen ansiedad, bueno algo de estrés porque estamos en el siglo XXI en el primer mundo, no tienen una visión distorsionada del mundo, comen bien, duermen mejor, …, tan sólo es que llevan una época un poco rara, no están felices, no consiguen sentirse satisfechas, no sé, supongo que ya se me pasará, se suelen decir.

¿Verdad que esto lo hemos pasado todos? Es decir, no me pasa nada, pero me siento en un momento sin sentido.

Nos encontramos en situaciones donde notamos que nuestra vida está limitada. Esa sensación se repite en el tiempo y no vemos la forma de cómo acabar con esto. Esta limitación de nuestra vida puede ser en todas las áreas o en parcelas particulares como puede ser la pareja, el trabajo, los amigos, la familia, etc.

Antes de acudir a la consulta de un profesional, hemos intentando solucionar la situación por nosotros mismos, pero no encontramos los recursos adecuados para afrontarlo. Además todo esto suele ir acompañado con la frase “no tengo derecho a quejarme, porque en mi vida toda va bien, tengo trabajo, tengo salud, bla, bla, bla…”

Si estás dentro de este círculo vicioso que no sabes cómo romper, ya es motivo suficiente para hacer un proceso de coaching o psicoterapia.

El psicoterapeuta simplemente te ayudará en entender cuáles son las palancas de tu malestar, para que puedas implementar las acciones necesarias para cambiar el rumbo y para que los muros que te están limitándote empiecen a caer.

Por supuesto, si además estás en cualquiera de las siguientes situaciones, la decisión de buscar a un psicoterapeuta se convierte en urgente:

  • Sensación de falta de control en el día a día
  • Empieza a somatizar (Diversos dolores, en función de las características de cada persona) o a tener ataques de ansiedad (presión en el pecho, aceleración del ritmo cardiaco, hiperventilación o respiración muy superficial y acelerada, sudoración...).
  • Tener emociones que no queremos como llanto, rabia, angustia, tristeza, desolación, sentimientos de impotencia, desesperanza...
  • Se encuentra en una situación límite, que no sabe resolver con la pareja, hijos o trabajo.
  • Está lleno de pensamientos negativos, catastrofistas, obsesiones o fijaciones... que le impiden vivir la vida con normalidad.
  • Desea que la vida se acabe y siente que no tiene sentido su papel en este mundo.
  • Piensa que todo el mundo está en su contra.
  • Tiene grandes dificultades para descansar, conciliar el sueño, desconectar de situaciones, y no puede vivir la vida con normalidad.

 

Fdo. María Elena Amo

MENSTRUACIÓN, CUANDO ADEMÁS DE DOLER, ENTRISTECE…

MENSTRUACIÓN, CUANDO ADEMÁS DE DOLER, ENTRISTECE…

La mayoría de las mujeres estamos acostumbradas a convivir con los síntomas somáticos asociados al buen quehacer de nuestro sistema reproductivo: distensión abdominal, cefaleas, dolor pélvico, fatiga y pesadez suelen estar presentes en un alto porcentaje de mujeres durante el periodo menstrual e incluso varios días antes.

Además, aproximadamente un 75% de las mujeres presentan síntomas emocionales de intensidad leve que no interfieren en la vida cotidiana.  ¿Quién no se ha sentido algo más triste, irritable o ansiosa coincidiendo con la fase premenstrual?.

El problema aparece cuando los síntomas alcanzan una intensidad tal que cíclicamente afectan de forma importante al funcionamiento de la mujer. Alrededor de un 5% de nosotras sufre el denominado SÍNDROME DISFÓRICO PREMENSTRUAL, donde además de síntomas físicos suelen aparecer síntomas psicológicos y psiquiátricos intensos que nos lo ponen muy pero que muy difícil: cambios de humor, irritabilidad, dificultad de concentración, humor depresivo, sentimientos de culpa y soledad, ansiedad, indecisión, pérdida de interés, falta de control y derrotismo.

Todos estos síntomas suelen aparecer durante las dos semanas previas a la menstruación, aliviándose poco a poco después de iniciarse ésta.

Es importante no conformarse con este alivio transitorio, pues una buena evaluación ginecológica y psiquiátrica puede mejorar enormemente nuestra calidad de vida. El uso de algunos fármacos y el manejo de técnicas cognitivo-conductuales se han mostrado muy efectivos.

Por lo tanto, INFÓRMATE, PIDE AYUDA Y DISFRUTA DE LA VIDA CON SALUD.

Fdo. Dra. Laura Ruiz 

LA INVENCIÓN DE LOS TRASTORNOS MENTALES

LA INVENCIÓN DE LOS TRASTORNOS MENTALES

¿ESCUCHANDO AL FÁRMACO O AL PACIENTE?

Para escribir este post tomo prestado dos títulos que están muy relacionados aunque están concebidos en dos ámbitos totalmente diferentes:

1).El título del libro LA INVENCIÓN DE LOS TRASTORNOS MENTALES, ¿ESCUCHANDO AL FÁRMACO O AL PACIENTE? de Héctor González Pardo, doctor en Biología, y de Marino Pérez Álvarez, doctor en Psicología.

2).Y la campaña de comunicación del Servicio Extremeño de Salud (SES) del junio de 2014, “NO MEDICALICES CUALQUIER SITUACIÓN” “ES LA VIDA, NO UNA ENFERMEDAD”

Si trabajas en sector sanitario y en concreto en salud mental, es altamente recomendable leer el libro que reseño arriba. Desde mi punto de vista es una reflexión brillante reflejada también en la campaña de comunicación del SES, aunque sea otro ámbito de divulgación, ya que ambas lo que denuncian es la trasformación de las emociones de la vida cotidiana en trastornos mentales.

Como dirían Héctor González y Marino Pérez en la introducción de su libro:

“El tema de este libro es, en primera instancia, el desenmascaramiento de las prácticas clínicas, tanto de la Psiquiatría como de la Psicología, por medio de las cuales se inventan trastornos mentales. Las prácticas clínicas, se excusaría decir, forman parte de todo un entramado que incluye la investigación científica, la industria farmacéutica, el estatus de los profesionales implicados, la política sanitaria, la cultura clínica mundana y, en fin, la sensibilidad de los pacientes.

Lo que se pone de relieve por todos los lados es que los «trastornos mentales», lejos de ser las supuestas entidades naturales de base biológica que buena parte de la clínica actual pretende hacer creer, serían entidades construidas de carácter histórico-social, más sujetas a los vaivenes de la vida que a los desequilibrios de la neuroquímica. El hecho de que sean entidades construidas no priva para nada a los trastornos de entidad real. Ahora bien, su carta de realidad sería de otro orden, más del orden de los problemas de la vida que de la biología y de la persona que del cerebro.”

Fijaros el siguiente juego:

  • No eres tímido, lo que tienes es fobia social
  • No tienes miedo a tus primeros días de colegio, lo tienes es fobia escolar
  • No tienes excesivas preocupaciones, lo que tienes es ansiedad generalizada
  • No estás triste sino que tienes depresión

Aparentemente podría ser lo mismo, ¿verdad? La única diferencia podría ser el tipo lenguaje utilizado, la primera parte es lenguaje cotidiano y la segunda, lenguaje clínico sanitario. Pero claro eso sólo es en apariencia.

Cuando empezamos a cambiar emociones reales, cotidianas de la vida, que todos en algún momento hemos sentido, y las convertimos en un trastorno mental, estamos dando un campo abonado para que la industria farmacéutica siga y siga creciendo, medicando cualquier situación de la vida.

Como psicóloga clínica soy defensora de los psicofármacos, hay que entenderlos dentro del espectro de medicamentos como los más seguros. Pero una cosa es el uso racional de los mismos, que no es otro que aliviar el sufrimiento de las personas que están pasando por un trastorno mental, y otra cosa es que ante cualquier situación de la vida, el BIG FARMA quiera que cambiemos esas emociones por trastornos, como el que cambia cromos. Aquí es donde está la perversión del sistema. En la medida que coloquemos títulos “médicos” a las emociones, y las convirtamos en trastornos, con la tentación de la cronificación, nos encontraremos con una población con trastornos mentales con elevado consumo de psicofarmacología. ¿Es esto el abordaje más interesante para conseguir la senda del equilibrio psicosomático de la población?

Yo estoy convencida de que ese no es el camino, ¿tú?

Fdo. María Elena Amo

¿TÚ QUERRÍAS SER JURADO?

¿TÚ QUERRÍAS SER JURADO?

El caso de Asunta es tan impactante, macabro y aterrador, que nos ha hecho a muchos preguntarnos, ¿qué haría si me tocara ser jurado?

Este suceso también ha hecho que Doce hombres sin piedad, magistral película protagonizada por Henry Fonda en 1957, haya obtenido una actualidad renovada. Este film, entre miles de reconocimientos, consiguió en 2013 a nivel nacional ser elegida como la mejor película jurídica de la historia por la revista Abogados. A nivel internacional con motivo de su cincuenta aniversario, un grupo de expertos celebró un simposio en el ITT Chicago-Kent College of Law para debatir sobre ella.

 El argumento es sencillo para un drama complejo. Un solo hombre hace cambiar un veredicto de culpable a inocente haciendo a la mayoría abandonar la supuesta evidencia, por la búsqueda de opciones más allá de los hechos presentados. Aunque la película está muy dramatizada, el dilema interno que viven los diferentes personajes para ir cambiando de opinión no es nada desdeñable. Ya es una travesía del desierto pasar de una convicción asentada y firme a albergar dudas, por tanto imagina llegar a cambiar radicalmente de postura. Para poder acometer esta odisea al menos hazte estas preguntas:

  • ¿Serías capaz de contradecir a la mayoría?

  • ¿Serías capaz de expresar tus dudas a la mayoría?

  • ¿Podrías argumentar de tal forma que generaras la duda en los demás?

  • ¿Serías inmune a las estrategias de los abogados que tocan la fibra sensible?

  • ¿Podrías olvidar tus creencias? ¿Eres madre o padre? ¿Crees que lo verías igual si tienes o no tienes hijos?

  • ¿Crees que no te afectaría la clase social y estatus de los acusados? ¿Sabes que eso influye la opinión que te forjas de una persona?

  • ¿Puedes dejar tus prejuicios en el cajón?

  • ¿Crees que podrías dejar de lado la apariencia del acusado, su atractivo que sin ningún lugar a dudas influye en tu opinión sobre él?

  • Y, ¿vas a ser inmune a la información y opinión de los medios de comunicación sobre el caso?

Puff, qué complicado. Cuántos de nosotros podríamos estar libre de estas trampas y contestar afirmativamente a esas preguntas.

Piensa qué pasará por la mente del jurado del caso de Asunta.

Responder preguntas es uno de los objetivos de un proceso terapéutico. El autoengaño no es una opción terapéutica.

 Os dejamos un enlace  de la versión española “DOCE HOMBRES SIN PIEDAD” realizada  por José María Rodero. Excelente obra emitida en el programa Estudio 1 en 1973. Disfrutarla.

Fdo. María Elena Amo

¿QUÉ TAL SI CONFESAMOS?

¿QUÉ TAL SI CONFESAMOS?

Que fácil sería la psicoterapia…
Según nos han mostrado las pelis de polis, en los interrogatorios se suda la gota gorda. Pues os digo, qué bien nos iría a los psicoterapeutas si pudieramos hacer un interrogatorio de esos donde al que se le pregunta no tiene más remedio que contestar sin más, sin coartadas, decir los hechos, sin más. Nos otogaría, además de información muy valiosa, un foco para guiar todo el proceso terapéutico.

Este interrogatorio depende en un 99% de la capacidad del que interroga, y de un % residual, del que tiene que responder. Por tanto desde un punto de vista de optimización de recursos parece que tiene más sentido centrarnos en el 99% para asegurarnos que las cosas sucedan.

¿Qué obvio parece verdad? Si yo voy a la consulta del traumatólogo “confieso” todo lo que le pasa a mis huesos sin mayores tapujos. Aun así el doctor nos pregunta de forma directa para ir haciendo un diagnóstico. Sin embargo, en la práctica de la psicoterapia aparecen muchas barreras y resistencias, y lo que parece una actividad fácil se convierte en un labor titánica.

El psicoterapeuta tiene que lograr vencer esas barreras, gracias a crear un vínculo terapéutico donde ambas partes, el interrogador y el interrogado, generan un lugar seguro donde la información y emociones fluyan.

Una vez que se consigue, el siguiente reto debe ser tener un foco terapéutico y no 5.553. La vida de todos nosotros puede tener muchas áreas en las que trabajar para mejorar, pero parece sensato ir mejorando en función de objetivos concretos. De nuevo la optimización de recursos, concepto muy típico en la mayoría de los entornos empresariales, tiene cabida en nuestras consultas. Pero eso es otra historia para otro post.

Os invito por tanto a todas las partes que intervienen en el interrogatorio, invertir los recursos de los que disponéis para centrar el tiro y hacer que la terapia sea además de eficaz, POR FAVOR, eficiente. Repito esto es tema para otro post.

Fdo. María Elena Amo

UN BLOG MÁS

UN BLOG MÁS

El campo de la psiquiatría y psicología tanto el área de trabajo en la psicopatología como en el crecimiento personal, tiene muchos mitos, estereotipos e incluso fantasmas.

Con este blog LIBER pretende acercar un área tan apasionante como es nuestra salud mental a todas las personas en términos cotidianos y fáciles de entender.

Esperamos que os sirva y no dudéis de consultarnos cualquier duda o tema que os preocupe.

Fdo. María Elena Amo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies