PSIQUIATRÍA

Home / Posts tagged "PSIQUIATRÍA"
NO OLVIDES TU CUERPO EN LA PSICOTERAPIA

NO OLVIDES TU CUERPO EN LA PSICOTERAPIA


Aunque no se puede generalizar, los que estamos dentro de una consulta de psicoterapia ya sea el paciente o el profesional, nos solemos centrar en lo mental, en lo psicológico, como no podría ser de otra manera.

Sin embargo, el malestar psicológico tiene su reflejo en el cuerpo, en lo somático, y viceversa. Es decir cuando no nos encontramos bien físicamente, tiene un impacto directo en como nos sentimos, y cuando estamos en estados depresivos, ansiosos, estrés, etc.  siempre, indiscutiblemente, tiene su espejo en el cuerpo.

Entonces, ¿cuánto tiempo has dedicado a hablar con tu psicoterapeuta de cómo cuidar también el reflejo somático de tu malestar psicológico?

En este contexto, hay que fijarse al menos unas mínimas metas corporales para consolidar una recuperación psicológica, porque sino al final del proceso, el malestar tendrá otra manifestación. Taparemos un agujero, pero la gotera saldrá por otro sitio.

Hay unos mínimos exigibles en un proceso terapéutico:

  1. El sueño. No es importante que una persona duerma, es URGENTE. Tenemos la necesidad de tener un cerebro descansado, con ciclo sueño-vigilia saludable. Todo proceso psicológico por simple o complejo que sea está soportado en el cerebro. Por tanto, si tenemos un cerebro desregulado en la faceta del descanso, no es posible consolidar una mejoría psicológica.
  2. Actividad física. En la medida que cada uno pueda tiene que hacer ejercicio físico, ya sea lo más básico como pasear o machacarte en el gimnasio.
  3. Que te dé el sol, que estamos en España. No un sol para quemarte la piel, pero sí para absorber mucha vitamina y vitalidad, tan saludable y gratuita.
  4. Alimentación saludable. Recuperar una dieta mediterránea rica en todos los nutrientes de la pirámide nutricional, con especial control del azúcar y grasas.

No es un proyecto muy complicado, pero si necesario si buscamos la senda del equilibrio.

Pide a tu psicoterapeuta que cuide también tu cuerpo.

 

Fdo. María Elena Amo

¿PORQUE TENGO QUE IR AL PSICOTERAPEUTA SI NO TENGO NINGÚN PROBLEMA MENTAL?

¿PORQUE TENGO QUE IR AL PSICOTERAPEUTA SI NO TENGO NINGÚN PROBLEMA MENTAL?

Es una pregunta sencilla, que muchas personas se hacen antes de decidirse a llamar a un psicoterapeuta. Son personas como tú, que no tienen un trastorno mental, no están deprimidos, no tienen ansiedad, bueno algo de estrés porque estamos en el siglo XXI en el primer mundo, no tienen una visión distorsionada del mundo, comen bien, duermen mejor, …, tan sólo es que llevan una época un poco rara, no están felices, no consiguen sentirse satisfechas, no sé, supongo que ya se me pasará, se suelen decir.

¿Verdad que esto lo hemos pasado todos? Es decir, no me pasa nada, pero me siento en un momento sin sentido.

Nos encontramos en situaciones donde notamos que nuestra vida está limitada. Esa sensación se repite en el tiempo y no vemos la forma de cómo acabar con esto. Esta limitación de nuestra vida puede ser en todas las áreas o en parcelas particulares como puede ser la pareja, el trabajo, los amigos, la familia, etc.

Antes de acudir a la consulta de un profesional, hemos intentando solucionar la situación por nosotros mismos, pero no encontramos los recursos adecuados para afrontarlo. Además todo esto suele ir acompañado con la frase “no tengo derecho a quejarme, porque en mi vida toda va bien, tengo trabajo, tengo salud, bla, bla, bla…”

Si estás dentro de este círculo vicioso que no sabes cómo romper, ya es motivo suficiente para hacer un proceso de coaching o psicoterapia.

El psicoterapeuta simplemente te ayudará en entender cuáles son las palancas de tu malestar, para que puedas implementar las acciones necesarias para cambiar el rumbo y para que los muros que te están limitándote empiecen a caer.

Por supuesto, si además estás en cualquiera de las siguientes situaciones, la decisión de buscar a un psicoterapeuta se convierte en urgente:

  • Sensación de falta de control en el día a día
  • Empieza a somatizar (Diversos dolores, en función de las características de cada persona) o a tener ataques de ansiedad (presión en el pecho, aceleración del ritmo cardiaco, hiperventilación o respiración muy superficial y acelerada, sudoración...).
  • Tener emociones que no queremos como llanto, rabia, angustia, tristeza, desolación, sentimientos de impotencia, desesperanza...
  • Se encuentra en una situación límite, que no sabe resolver con la pareja, hijos o trabajo.
  • Está lleno de pensamientos negativos, catastrofistas, obsesiones o fijaciones... que le impiden vivir la vida con normalidad.
  • Desea que la vida se acabe y siente que no tiene sentido su papel en este mundo.
  • Piensa que todo el mundo está en su contra.
  • Tiene grandes dificultades para descansar, conciliar el sueño, desconectar de situaciones, y no puede vivir la vida con normalidad.

 

Fdo. María Elena Amo

MENSTRUACIÓN, CUANDO ADEMÁS DE DOLER, ENTRISTECE…

MENSTRUACIÓN, CUANDO ADEMÁS DE DOLER, ENTRISTECE…

La mayoría de las mujeres estamos acostumbradas a convivir con los síntomas somáticos asociados al buen quehacer de nuestro sistema reproductivo: distensión abdominal, cefaleas, dolor pélvico, fatiga y pesadez suelen estar presentes en un alto porcentaje de mujeres durante el periodo menstrual e incluso varios días antes.

Además, aproximadamente un 75% de las mujeres presentan síntomas emocionales de intensidad leve que no interfieren en la vida cotidiana.  ¿Quién no se ha sentido algo más triste, irritable o ansiosa coincidiendo con la fase premenstrual?.

El problema aparece cuando los síntomas alcanzan una intensidad tal que cíclicamente afectan de forma importante al funcionamiento de la mujer. Alrededor de un 5% de nosotras sufre el denominado SÍNDROME DISFÓRICO PREMENSTRUAL, donde además de síntomas físicos suelen aparecer síntomas psicológicos y psiquiátricos intensos que nos lo ponen muy pero que muy difícil: cambios de humor, irritabilidad, dificultad de concentración, humor depresivo, sentimientos de culpa y soledad, ansiedad, indecisión, pérdida de interés, falta de control y derrotismo.

Todos estos síntomas suelen aparecer durante las dos semanas previas a la menstruación, aliviándose poco a poco después de iniciarse ésta.

Es importante no conformarse con este alivio transitorio, pues una buena evaluación ginecológica y psiquiátrica puede mejorar enormemente nuestra calidad de vida. El uso de algunos fármacos y el manejo de técnicas cognitivo-conductuales se han mostrado muy efectivos.

Por lo tanto, INFÓRMATE, PIDE AYUDA Y DISFRUTA DE LA VIDA CON SALUD.

Fdo. Dra. Laura Ruiz 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies